La colección más grande del mundo de barcos a escala hechas por un mismo modelista

La colección más grande del mundo de barcos a escala hechas por un mismo modelista

sábado, 2 de enero de 2016

BAP Toro


Escala 1:700 Scratchbuild





El submarino Toro, era un submarino peruano desarrollado durante Guerra del Pacífico. Mientras que era totalmente operacional, el submarino nunca vio la acción antes del final de la guerra, cuando fue echada a pique para prevenir su captura por las tropas chilenas.






Desarrollo

En 1864, un alemán, el ingeniero civil Federico Blume Othon (1831–1901), diseño el primer submarino para la marina de guerra peruana. Blume, el cual participó en la construcción ferrocarriles en Perú, presento su idea después de que la Escuadrilla española ocupó las Islas de Chincha. Su propósito era crear un dispositivo que podría enfrentar, con riesgo mínimo, la flota enemiga de gran alcance. El resultado era el submarino Toro. Era un diseño revolucionario para las naves de esos días.



Flotó y podría zambullirse abriendo un compartimento y llenando tanques de lastre. Podría también renovar el aire que era sumergido usando el principio del tubo respirador. La guerra con España sin embargo acabó en 1866 y el submarino no fue construido, pero durante la guerra con Chile, Blume ofreció de nuevo sus servicios a la marina de guerra peruana, presentando una versión mejorada en 1864. El ingeniero comenzó a trabajar en su máquina en junio de 1879, solamente dos meses después del declaración de la guerra, financiando el proyecto con sus propios recursos. El trabajo fue realizado en secreto durante cuatro meses en la fábrica de Piura–Paita del Ferrocarril norteño. El submarino, media 48 pies cilíndrico largo, ¼ pulgada de hierro la caldera, junta por las tiras de hierro y remaches, podría funcionar manualmente por ocho hombres fuera de un equipo total de once quién, al mismo tiempo, podría mover ventiladores del aire y la bomba de agua. Los tubos de la ventilación fueron hechos de latón, y podían ser levantados o bajar el canal a un dispositivo especial. El submarino utilizó un motor tipo Otto de gasolina para el funcionamiento de la superficie y los motores eléctricos para las operaciones sumergidas.



En 14 de octubre, 1879, Blume, junto con su hijo y ocho trabajadores del ferrocarril, comenzó a probar el submarino de la costa de Paita. La prueba duro casi tres semanas y probaba que el submarino podría alcanzar una profundidad de 72 pies y de una velocidad máxima de 4 nudos. Las noticias sobre la arma asombrosa llego al gobernante Nicolas de Pierola, que llegó a ser muy entusiasta sobre la idea de usarla contra la marina de guerra chilena, así que las preparaciones fueron hechas para demostrar su capacidad a las autoridades.



Acción de la guerra

El submarino fue traído al Callao bajo secreto extremo, ocultado en el transporte Limeña. En julio 1880, “Toro” hizo su primera submisión oficial. Entre los pasajeros estaba el Ministro de guerra. Durante esas maniobras, el submarino seguía sumergido por 30 minutos sin el sufrimiento de ningún daño, probando que podría ser utilizado como plataforma confiable de armas; impresionaron al ministro . Su informe al gobierno sobre las capacidades del submarino era favorable y una decisión fue tomada para utilizarlo contra los buques de guerra chilenos.



La primera tarea confirió sobre Toro era avanzar en la noche hacia o de los acorazados enemigos (Almirante Cochrane o Blanco Encalada), que fueron anclados en Isla del San Lorenzo algunos kilómetros del Callao, tirando de dos torpedos. El submarino debia desplegarse debajo de uno de acorazados y lanzar los torpedos, que, activados por un dispositivo del tiempo, estallarían y hundirían el objetivo. Sin embargo, cuando Toro se preparaba para atacar y ya bajo 36 pies de agua, los chilenos, informados por sus espías de una arma secreta peruana y de gran alcance, movieron sus acorazados al sur y la misión fue abortada.



En 16 de enero, 1881, después de Batalla de Miraflores y en el borde de la ocupación del capital peruana, el submarino de Blume fue echado a pique con las otras naves de la flota peruana para evitar captura por el enemigo. Algunos analistas navales de la guerra creen que el Toro habría cambiado dramáticamente el curso de la guerra en favor a Perú; sin embargo, muchos modernos historiadores han expresado escepticismo al respecto.



Colocado: 1879

Lanzado: 1880

Sino: echado a pique 16 de enero, 1881

Características generales

Dislocación: 7.5 toneladas

Longitud: 48 pies (15 m)

Propulsión: Propulsores triples de una lámina.

Otto-tipo motor; Capacidad de accionar la palanca al modo manual.

Velocidad: 4 nudos (7 kilómetros por hora) (sumergidos)

Complemento: 1 oficial, 10 alistados

Armamento: torpedo