La colección más grande del mundo de barcos a escala hechas por un mismo modelista

La colección más grande del mundo de barcos a escala hechas por un mismo modelista

domingo, 29 de noviembre de 2015

HMS Edinburgh 16


Escala 1:600 Marca Airfix (Score 4/10)






El HMS Belfast junto a su cabeza de serie el HMS Edinburgh son las dos últimas unidades de la clase Town, calificados ambos como Cruceros Ligeros. Entregado a la Royal Navy el 03/08/1939, a los tres meses de su entrega colisionó con una mina magnética, y estuvo en reparación tres años: No volvió a entrar en servicio hasta en octubre de 1942. Aprovechando la reparación se le efectuaron modificaciones, se quito la catapulta y su artillería AA fue reforzada en 1944-45, con 20 cañones de 40 mm. y 14 de 20 mm. AA. Fue retirado del servicio en 1971, y conservado como buque museo en el Támesis cerca de la Torre del puente de Londres.




Construido por: Harland & Wolf en Govant, Reino Unido.



CARACTERÍSTICAS:



DEPLAZAMIENTO: 15.138 Tn.

ESLORA: 187 m.

ESLORA: 20 m.

CALADO: 7m.

PROPULSIÓN: 4 hélices, 4 turbinas Parsons, 4 calderas Admiralty, 80.000 CV.

VB: 32,5 nudos.

AUTONOMÍA: 5.300 millas a 13 nudos.

DOTACIÓN: 855.

ARMAMENTO: 12 cañones de 152/50 mm BL Mk XXIII en cuatro montaje triples // 12 cañones AA de 102/45 QF Mk XVI en 6 afustes dobles reducidos en 1944 a 8 en cuatro montajes // 16 cañones AA de 40.5/40 mm pom-pom en dos montajes óctuples, aumentados en 1944 a 40 adicionandole cuatro montajes dobles y cuatro cuádruples.

// 5 cañones AA Bofors en torres sencillas de 40/56 mm. instalados en 1945 // 14 cañones simples AA Oerlikon de 20/70 mm instalados en 1944 y reducidos en 1945 a ocho // 8 ametralladoras Vickers de 12,7 mm // 6 TLT 533 mm. Mk IX* en dos lanzatorpedos triples // 2 aviones Supermarine Walrus, eliminados al final de la guerra

PROTECCIÓN: Cintura 114 mm. // Cubierta 51mm. // Torres 25mm.
 
Muy probablemente, el crucero ligero HMS Edimburgh no pasarí­a a la historia de no ser por lo rocambolesco de su hundimiento, las circunstancias que en él se dieron, y la carga que transportaba.




El HMS Edimburgh fue construido en 1936 en Newcastle, entrando de inmediato a formar parte de la Royal Navy como crucero ligero. No disponí­a ni de un armamento espectacular ni de un casco acorazado, pero era un tanto revolucionario en el sentido de contar con un primitivo equipo de radar y de control de artillerí­a bastante avanzado en esos tiempos. Contaba además con la particularidad de poder portar tres hidroaviones en su cubierta que se utilizaban en labores de valioso reconocimiento aéreo.



Durante la segunda guerra mundial se le pudo ver frecuentemente patrullando por el Mediterráneo y anclado en Gibraltar, siendo posteriormente destinado a otra labor menos agradable: escoltar los convoyes de buques aliados que abastecí­an a la URSS a través del océano Glacial írtico. A la intensa presión psicológica que constituí­a el tráfico en convoyes (siempre esperando el temido ataque de los submarinos alemanes) la ruta por estos gélidos mares era un auténtico calvario por las bajas temperaturas ambientales que hací­an formarse una costra de hielo sobre las estructuras y las armas del buque que tení­an que ser constantemente eliminadas sin cesar por las tripulaciones utilizando lanzas de vapor. El estado de la mar era frecuentemente malo, el peligro de los bancos de hielo amenazadores, y la visibilidad mí­nima.



En una de sus misiones, el HMS Edimburgh partió de la base de Scappa Flow el 06 de Abril de 1942 para formar parte de la escolta del convoy PQ14, con destino al puerto ruso de Murmansk ví­a Océano Glacial írtico. El convoy constaba de 24 barcos mercantes, de los cuales 16 se vieron obligados a variar el rumbo y recalar en Islandia debido a las condiciones atmosféricas y a la presencia de la banquisa. El resto de naves (incluyendo el Edimburgh) siguieron ví­a hasta alcanzar Murmansk (si bien uno de los barcos resultó hundido por un submarino alemán) el 29 de Abril. A continuación el HMS Edimburgh debí­a volver a Scappa Flow escoltando el convoy de vuelta, denominado QP11. A la mañana siguiente a la partida, 30 Abril, el submarino alemán U-456 avistó al convoy y lanzó un torpedo que impactó en el costado de estribor del crucero, que si bien comenzó a zozobrar rápidamente pudo mantenerse a flote gracias a la rapidez y pericia de su dotación al disparar los mamparos estancos. El U456 no tardó en reaccionar y le lanzó un segundo torpedo que igualmente hizo blanco en el crucero, destrozando la popa y los servomotores de gobierno, dejando al HMS Edimburgh gravemente dañado. Desde el crucero no tiraron la toalla y trataron de salvarlo remolcándolo de vuelta a Mursmank. Así­ pasaron dos angustiosos dí­as, hasta que tras ser avistados por aviones germanos de reconocimiento, fueron atacados por tres destructores alemanes, cayendo finalmente el HMS Edimburgh hundido.



La historia no acaba aquí­. Lo rocambolesco del caso es que el crucero llevaba en uno de sus pañoles de munición un cargamento de 465 lingotes de oro que hací­an un total de unas 4 millones y medio de toneladas de precioso metal, que constituí­an el pago en metálico del gobierno de Stalin por los materiales enviados por los convoyes aliados a la URSS... tras la guerra, en 1954, el gobierno inglés ‘vendió’ el derecho de rescate del HMS Edimburgh a una empresa privada de recuperaciones submarinas para tratar de recoger el oro del pecio del naví­o, que yací­a a unos 250 metros de profundidad en aguas bravas con una temperatura de alrededor de 4ºC. Lo peligroso y arriesgado de la recuperación no era tan preocupante desde el aspecto técnico de la misma como el protocolo polí­tico dada la coyuntura de relaciones internacionales en plena Guerra Frí­a entre URSS y Reino Unido. La cosa se complicó aún más en 1957, cuando el HMS fue declarado oficialmente Tumba de Guerra, con las (lógicas) restricciones que ello conlleva. No obstante, en los 70s el gobierno de Su Graciosa Majestad se pasó los prejuicios legales, internacionales y morales por el Arco del Triunfo, y adquiriendo un cierto grado de pragmatismo volvió a acordarse de las 4.5 toneladas de oro que yací­an en el írtico y rescató el tema de la recuperación del Edimburgh. A partir de aquí­, y aunque el HMS Edimburgh se hallaba en aguas de la URSS, empezaron a hacerse prospecciones y finalmente en 1981 se encontró el pecio y los submarinistas bajaron hasta él. Con tremendo esfuerzo y algún accidente, pudieron recuperarse 431 de los 465 lingotes de oro antes de dar por finalizada la operación debido a la climatologí­a. En total Margaret Thatcher & cí­a se embolsaron unos 43 millones de libras esterlinas tras excavar y remover entre los restos de aquél naufragio.