La colección más grande del mundo de barcos a escala hechas por un mismo modelista

La colección más grande del mundo de barcos a escala hechas por un mismo modelista

jueves, 12 de noviembre de 2015

FNS Jean Bart


Escala 1:700 Marca Trumpeter (Score 10/10)






Escala 1:400 Marca Heller (Score 7/10)





· Características


- Eslora: 248m.

- Manga: 35,5m.

- Calado: 10,7m.

- Desplazamiento: 49,000 Tons a P.C.

- Potencia: 150,000 H.P. a cuatro hélices.

- Velocidad: 30 nudos.

- Tripulación: 2,225 oficiales y marineros.



· Armamento

- 8 piezas del 380/45 (alcance máx. 43000m)

- 9 piezas del 152/55.

- 24 piezas del 100/45 a.a.

- 28 piezas del 57/60 a.a.

- 20 piezas del 20/70 a.a.

· Notas

- Botadura en 1940 - 1961



· Historia

El “Jean Bart”que nos ocupa, pues hubieron ocho barcos anteriores con el mismo nombre, era un acorazado de 35.000 toneladas estándar. El ministro de marina M.Pietri, pasó el encargo de la construcción de éste navío a los astilleros de Saint Nazaire el 27-5-1936, junto con su hermano gemelo el “Richelieu”, siendo los primeros y los últimos acorazados franceses de 35.000 toneladas con arreglo al tratado de Washington.

Estas construcciones habían sido decididas, para responder a la colocación de quillas por Italia de la clase “Vittorio Veneto” . El 2 de diciembre de 1936, se inicia la construcción del “Jean Bart”, estando fijada la fecha de salida para octubre de 1940, en que debería desplazarse a Brest para terminar su armamento y realizar ensayos.

El ataque alemán de 1940, hace planear sobre el “Jean Bart”, una amenaza lejana sin duda, pero que se precisa peligrosamente en la primavera de 1940. El comandante del navío Ronarch, toma todas las disposiciones posibles para arrancar al incompleto navío de su cala de construcción, donde se encuentra prisionero, con la intención de ponerlo en estado de salir al mar y llevarlo a un arsenal, fuera del alcance del enemigo.

El problema es difícil. El buque se encuentra lejos de estar en condiciones de navegar, y el paso de salida que lo lleve al mar ha de ser dragado. Poco importa, y todo el mundo se pone al trabajo, estimulado cada día por los progresos del avance alemán. La salida debe ser imperativamente el 20 de junio, pues es necesario aprovechar la marea, organizándose el trabajo para cumplir el plazo, y abrir una franja lo suficientemente ancha y profunda para permitir el paso del acorazado.

Efectivamente,, el “Jean Bart” apareja el 19 de junio a las tres de la mañana en una noche negra. Franquea el paso dragado que acaba se ser terminado una hora antes, con treinta centímetros de agua bajo la quilla, y una anchura de canal de 45 metros, mientras que la anchura del barco es de 33m. El Capitán de Navío Ronarch, lo consigue y deja su prisión, mientras los alemanes entran en Nantes el día 19. Cuando ocupan St. Nazaire el 22, el “Jean Bart” ya está en el mar.

A las 4.40 horas tras sufrir un ataque aéreo sin consecuencias, pone en marcha sus máquinas que hasta entonces nunca habían funcionado, sin ningún problema, manteniendo una velocidad de 12 nudos, escoltado por el “le Hardí” y el “Mameluc”, repostando a las 18 horas del petrolero “Tarn”, que le traspasa 1000 toneladas de combustible, y 200 de agua, poniendo rumbo a Casablanca a 21 nudos, y llegando al puerto a las 17 horas del 22 de junio, amarrando primero en el antepuerto, y posteriormente en el muelle Delande.

Es en éste muelle, donde en el transcurso de los combates del 8 al 10 de noviembre de 1942, cuando el desembarco aliado en Argelia y Marruecos, como parte de la “Operación Torch”,el “Jean Bart”, que ya tenía instalada su artillería de grueso calibre, hace fuego sobre los buques aliados que intentan apoderarse de la plaza. La respuesta de éstos es contundente, y es alcanzado por ocho obuses del 406 mm. del acorazado USA “Massachussets”, y diversas bombas de aviación, estallando en llamas, hundiéndose y posándose en el fondo sin demasiados daños.

Reflotado y puesto de nuevo en estado de navegar, apareja el 25-8-45, una vez terminada la contienda, para volver a Francia. Llega a Brest, y entra en el Arsenal para sufrir importantes trabajos. Es reparado por completo, y se le añaden bulges laterales para reforzar su protección submarina, lo que aumenta su manga a 35.5 m.



Armamento.

En 1952, se termina su armamento antiaéreo, equipándolo con el nuevo cañón francés de 57 mm. montado en catorce afustes dobles, siendo la primera unidad francesa con armamento menor y electrónica, totalmente de fabricación nacional.

La artillería a.a. de 100/45 mm. está compuesta de 24 cañones, en 4 baterías de tres torres dobles, equipadas de un cañón de nuevo tipo. Cada batería de 3 torres , (seis piezas), es autónoma, y posee su telémetro y su puesto central.

En cuanto a las ocho piezas de 380/45, estaban montadas en dos torres cuádruples, en la proa. Cada torre estaba subdividida en dos grupos independientes, a fin de aminorar los efectos de un eventual impacto centrado. Estas piezas, modelo 1935, tenían un peso de 110 toneladas por arma, pudiendo lanzar un proyectil de 890 kilos a 43.600 metros con un ángulo de elevación de 35º, y una cadencia de tiro de dos disparos por minuto y caña.

Por último, en cuanto a los cañones de 152/55, antitorpederos, estaban montados en tres torres triples a popa, una en el centro, y otras dos laterales.



Realiza las pruebas de mar a finales de 1948, obteniendo una velocidad de 32 nudos con una potencia máx. de 160.000 h.p., y un desplazamiento de unas 46.000 toneladas estándar y 49.000 a p.c.

Las pruebas de éstas nuevas instalaciones, tienen lugar en la primavera de 1953. El navío queda basado en Brest, para la puesta a punto de todo el material, incorporándose después a la escuadra del Mediterráneo , donde reemplaza a “Richelieu” que vuelve también a Brest.

En octubre de 1956, participa en las operaciones militares anglo-francesas contra Egipto, durante la crisis del Canal de Suez. Posteriormente fue utilizado como sede de mando de las Fuerzas Navales, y como buque escuela en Tolón, causando baja en 1961.

Las razones por las que Francia y su marina, tuvieron en servicio durante mucho tiempo en las posguerra dos acorazados, no se debió a exigencias de carácter operativo, sino más bien a cuestiones de prestigio.

Derivados de la clase “Dunkerque”, fueron en su momento, un proyecto innovador y un buen ejemplo de acorazado para su empleo de escuadra y crucero, logrando considerables dotes de velocidad, y un buen blindaje, que alcanzaba el 39% de su peso total. Dada la tardanza en su alistamiento, y sus posteriores obras de remodelación, el “Jean Bart”, difería de su gemelo “Richelieu, en cuestiones de detalle, especialmente en su armamento menor, un nuevo diseño del puente de mando, e instalaciones de radar.