La colección más grande del mundo de barcos a escala hechas por un mismo modelista

La colección más grande del mundo de barcos a escala hechas por un mismo modelista

miércoles, 2 de septiembre de 2015

DKM Admiral Scheer


Escala: 1:400 Marca: Heller (Score 4/10)






Escala: 1:700 Marca: Fujimi (Score 4/10)





El acorazado de bolsillo Admiral Scheer fue un buque de la Kriegsmarine (DKM). Segundo de los construidos bajo las limitaciones del Tratado de Versalles, fue puesto en grada en los astilleros Marine Werft de Wilhelmshaven. Catalogado inicialmente como Panzerschiff ("buque acorazado"), fue reclasificado en 1940 como crucero pesado, ajustándose más a su potencia militar real.




El Panzerschiff "B" fue puesto en grada, con el número de construcción 123, en el dique Nº 1 de los astilleros Marina Werft (Wilhelmshaven) el día 25 de junio de 1931, casi dos años y medio después que el cabeza de serie Deutschland. Fue botado el 1 de abril de 1933, amadrinado por la Srta. Marianne Besserer, hija del Almirante Reinhard Scheer en cuyo honor fue bautizado. Las pruebas en astillero comenzaron el 1 de octubre de 1934, siendo entregado oficialmente a la Reichsmarine el 12 de noviembre de 1934. La puesta a punto del navío se extendió hasta el 18 de abril de 1935, periodo en el que visitó la ciudad de Königsberg.

Al igual que sus gemelos Deutschland y Graf Spee, su actividad comienza con la Guerra Civil Española y las patrullas de neutralidad que se establecen para impedir el suministro de armas a ambos bandos contendientes. Ya el 24 de julio de 1936, escasamente una semana después de tener lugar el golpe de estado en España del ejército contra la II República, zarpa de Wilhelmshaven en compañía del Deutschland.




Ambos barcos llegan al Cantábrico, y mientras el Deutschland permanece en el golfo de Vizcaya, el Admiral Scheer sigue rumbo para llegar hasta el Mediterráneo tras doblar el cabo Finisterre y pasar el estrecho de Gibraltar, haciendo escala en Málaga antes de arribar a Barcelona. Este primer viaje a España concluye con una visita a la base británica de Gibraltar (ilustración superior) los días 26 y 27 de agosto de 1936, tras la cual recoge al Deutschland y a los torpederos Luchs y Leopard para regresar a su país.



El 2 de octubre de 1936 zarpa nuevamente de la base naval germana para un segundo período de operaciones en aguas españolas que se extenderá hasta el 3 de diciembre de 1936, durante el que hace visitas a diversos puertos. Inicia una tercera tanda de patrullas entre el 15 de marzo y el 7 de abril de 1937. Estas dos etapas transcurren sin incidentes dignos de mención.



El 9 de mayo de 1937 abandona nuevamente la base naval de Kiel para su cuarta misión en aguas españolas, que le lleva nuevamente al Mediterráneo. El 26 de mayo entra en el puerto de Palma de Mallorca donde recibe informes del ataque sufrido por un barco de guerra italiano, lo que hace que se ponga la nave en estado de alerta. El 29 de mayo, cuando patrulla ante el puerto de Cartagena, llegan noticias del ataque sufrido por el Deutschland; ambos barcos se reúnen a medianoche de ese día y el Admiral Scheer escolta a su gemelo hasta el puerto de Málaga para reunirse posteriormente con los torpederos Seeadler, Albatros, Luchs y Leopard.



Como represalia por el ataque sufrido por el navío alemán, el gobierno nazi ordena el bombardeo de Almería que se lleva a cabo a partir de las 7:29 del día 31 de mayo de 1937, aniversario de la batalla de Jutlandia, abriendo fuego con las baterías principal y secundaria así como con las piezas antiaéreas de 88 mm contra las baterías de costa, el puerto, las instalaciones portuarias y cualquier barco que se encontrase en el puerto. Una vez concluida la operación, se volvieron a reunir los barcos alemanes destacados en el Mediterráneo; en el Admiral Scheer flameó nuevamente la antigua bandera de combate de la Armada Imperial como homenaje a la batalla de Jutlandia. Tras repostar, el escuadrón germano entró en el puerto de Tánger en el que permaneció algunos días.



Las patrullas se continúan entre los días 10 al 23 de junio, izando el acorazado la insignia del Almirante von Fischel. Finalmente, el 26 de junio de 1937 es relevado por el flamante Admiral Graf Spee y entra en el puerto de Wilhelmshaven el 1 de julio.



Todavía llevará a cabo otras tres patrullas en aguas españolas, que transcurrirán sin incidentes importantes: del 30 de julio al 11 de octubre de 1937, del 12 de febrero al 14 de marzo de 1938 y del 19 de marzo al 29 de junio de 1938.



A su vuelta definitiva de España, el acorazado continúa con las prácticas, entrenamientos y puestas a punto habituales en cualquier barco intercalando algunas visitas oficiales (del 22 al 24 de marzo de 1939 visita Memel con motivo de su retorno al III Reich) y actos protocolares (del 22 al 27 de abril rinde visita a Portugal).




En mayo regresa a Wilhelmshaven y durante unos meses se llevan a acabo trabajos de mantenimiento y ensayos así como el entrenamiento de la tripulación, concluyendo este periodo el 3 de septiembre de 1939. La tarde del 4 de septiembre diez aparatos Armstrong Whitworth Whitley de los Escuadrones 107 y 110 de la RAF atacan el estuario del río Jade, la rada de Schilling y la base naval de Wilhelmshaven con orden de bombardear cualqier barco de guerra alemán que encuentren; los aparatos del Escuadrón 110 se lanzan sobre el Admiral Scheer y uno de ellos le alcanza con tres bombas de 500 libras ninguna de las cuales hace explosión. La artillería antiaérea del acorazado colabora en el derribo de cuatro de los atacantes; uno de los aparatos se estrella en el agua en la proximidad del crucero ligero Emden que maniobra en el interior del puerto y sufre las primeras bajas de la Kriegsmarine en la Segunda Guerra Mundial.



El 15 de febrero de 1940 los dos acorazados de bolsillo supervivientes son clasificados como cruceros pesados.



El Admiral Scheer vuelve a entrar en dique seco, de donde saldrá el 31 de julio. Su aspecto ha cambiado; lo más evidente es la prolongación del casco en 1,9 m para mejorar sus condiciones marineras y la modificación de la torre de mando para poder incorporar un equipo de radar (Dette en la terminología alemana) modelo FuMO 26. Una vez terminado el entrenamiento del navío en el Báltico, tras pasar el canal de Kiel el 27 de octubre de 1940, el crucero abandona la rada de Brunsbüttel rumbo a Stavanger escoltado por tres torpederos y del petrolero Nordmark, que le acompañará como aprovisionador en el raid que va a comenzar contra el tráfico mercante aliado.



El 31 de octubre de 1940 el Admiral Scheer, acompañado del aprovisionador Nordmark abandona las aguas metropolitanas alemanas en medio de un fuerte temporal en el mar del Norte rumbo al estrecho de Dinamarca con intención de romper el bloqueo aliado para perseguir el tráfico mercante, en una operación similar a la que llevaron a cabo sus gemelos a fines de 1939 y que en ese momento efectúan los cruceros auxiliares Atlantis, Orion, Thor, Pinguin y Komet. El cruce de este paso se lleva a cabo sin mayores consecuencias y en los primeros días de noviembre de 1940 empieza el crucero pesado sus operaciones.




La primera acción de este crucero se lleva a cabo el día 5 de noviembre de 1940 en aguas del Atlántico Norte, con el hundimiento del mercante inglés Mopan; ese mismo día ataca al convoy HX84, procedente Halifax, del que son hundidos los mercantes Maidan, Trewellard, Beaverford, Kanbane Head y Fresno City así como el crucero auxiliar HMS Jervis Bay[1] que daba escolta a dicho convoy. Este primer día de operaciones ha supuesto siete presas, incluyendo un barco de guerra, con 52.884 toneladas de registro bruto hundidas.



La aparición del raider en el Atlántico causó gran preocupación en el Almirantazgo británico; aun no habían olvidado las andanzas del Graf Spee hacía menos de un año. El crucero pesado cruzó el Atlántico de norte a sur, capturando y hundiendo al congelador Port Hobart y al carguero Tribesman.



A finales de 1940 capturó al congelador Duquesa y lo envió a una zona del Atlántico Sur conocida en código como Andalucía dado que entre su carga había 14 millones de huevos y 3.000 toneladas de carne que bien podrían servir para aprovisionar a otros corsarios y submarinos que operaban en la zona. En dicho punto se citó, además, con el Thor, los aprovisionadores Eurofeld y Nordmark y el Storstad, capturado por el Pinguin, pasando allí el Año Nuevo de 1941 y volviendo a las operaciones el 5 de enero.



Sin embargo, el Almirantazgo británico ya había detectado la presencia de uno o varios raiders en esa zona del Atlántico, con lo que se hizo difícil encontrar nuevas presas lográndose únicamente tres en las siguientes semanas. Por esta razón, Krancke decide pasar al océano Índico doblando para ello el cabo de Buena Esperanza el 3 de febrero de 1941.



Días más tarde se encuentra con el Atlantis, el forzador del bloqueo Tannenfels, que se dirige desde Japón a Burdeos donde logrará entrar, y las presas Speybank y Ketty Brövig. En los días siguientes el crucero pesado efectúa sus últimas presas: el petrolero British Advocate, que es enviado a la Francia ocupada, y los mercantes Gregorius, Canadian Cruiser y Rantau Pandjang, que son hundidos. Horas antes de hundir este último barco, el Admiral Scheer recibe órdenes de volver a la patria. Poco después es avistado, sin mayores consecuencias, por el crucero ligero británico Glasgow.



El 3 de marzo repasa el cabo de Buena Esperanza y se reune nuevamente en Andalucía con los corsarios Pinguin y Kormoran, que trae desde Alemania válvulas de vacío para el equipo de rádar del curcero pesado, y el petrolero Nordmark. Continúa su viaje hacia el norte, sin hacer nuevas presas para no delatar su posición, y tras repostar del Alsterufer cruza el estrecho de Dinamarca, bien pegado a los hielos, el 27 de marzo de 1941, recalando en Bergen el 30 de marzo. El crucero concluye con la entrada del navío en la base naval de Kiel el 1 de abril de 1941.



La operación ha durado en total cinco meses y ha llevado al crucero pesado por todo el Atlántico, a través de los Rugientes Cuarentas, hasta el canal de Mozambique, recorriendo 46.000 millas y hundiendo 13 naves, incluido un crucero auxiliar de la Royal Navy, y capturando otros cuatro mercantes. Esta exitosa operación, al retorno del cual los motores diésel habían mostrado su alta fiabilidad, probó lo acertado del diseño de estos pequeños pero poderosos barcos de guerra.



Presas del Admiral Scheer

Barco Fecha Desplazamiento Destino Barco Fecha Desplazamiento Destino

1 Mopan 05/11/1940 5.389 t Hundido 10 Duquesa 18/12/1940 8.561 t Capturado

2 Jervis Bay 05/11/1940 14.164 t Hundido 11 Sandefjord 18/01/1941 10.000 t Capturado

3 Maidan 05/11/1940 7.908 t Hundido 12 Barneveld 19/01/1941 5.200 t Capturado

4 Trewellard 05/11/1940 5.201 t Hundido 13 Stanpark 19/01/1941 5.600 t Hundido

5 Beaverford 05/11/1940 10.042 t Hundido 14 British Advocate 20/02/1941 6.994 t Capturado

6 Kanbane Head 05/11/1940 5.225 t Hundido 15 Gregorious 21/02/1941 2.546 t Hundido

7 Fresno City 05/11/1940 4.955 t Hundido 16 Canadian Cruiser 21/02/1941 7.178 t Hundido

8 Port Hobart 24/11/1940 7.448 t Hundido 17 Rantau Pandjang 23/02/1941 2.542 t Hundido

9 Tribesman 01/12/1940 6.242 t Hundido

Hundidos (13) Total 84.440 t Capturados (4) Total 30.755 t



A pesar del excelente comportamiento general del barco, tras cinco meses en la mar era necesaria una revisión general. El Admiral Scheer entra en dique seco en el astillero Deutsche Werke de Kiel el 15 de abril, de donde saldrá el 1 de junio. Se ha previsto una nueva incursión a la caza de mercantes, pero tras el hundimiento del Bismarck y la fallida salida de su gemelo Lützow, la operación es cancelada.




Es destinado al mar Báltico y, salvo una breve incursión en aguas noruegas a principios de septiembre de 1941, permanece en este mar asignado a la Flota del Báltico hasta que el 25 de septiembre se produce la explosión, por una incorrecta manipulación, de dos cargas de profundidad lo que le lleva a tener que entrar en el dique del astillero hamburgués Blohm & Voss.



Una vez concluidas las reparaciones y la puesta a punto de los nuevos equipos en el Báltico, el crucero pesado pasa nuevamente el canal del Emperador Guillermo para unirse a los acorazados Scharnhorst y Gneisenau y al crucero pesado Prinz Eugen, que acaban de llegar desde Brest forzando el paso del canal de la Mancha (Operación Cerberus); desgraciadamente, cuando ya concluía la singladura ambos acorazados son alcanzados por algunas minas que les llevarán al dique seco por lo que únicamente ambos cruceros pesados escoltados por los destructores Richard Beitzen, Friedrich Inh, Paul Jacobi y Z 25 y el torpedero Seeadler zarpan el 22 de febrero de 1942 rumbo a Narvik. El Prinz Eugen es alcanzado por torpedos lanzados por el submarino HMS Trident, que le vuelan la popa.



Finalmente el Admiral Scheer alcanza Trondheim, sano y salvo, a mediodía del 23 de febrero de 1942; allí permanecerá tres meses, abandonando Lofjord y llegando el 10 de mayo a Bogen, cerca de Narvik en compañía de dos destructores, dos torpederos y el buque auxiliar Dithmarschen. Hasta allí se envía al Lützow, que recala en este punto de la costa noruega el 25 de mayo. Todos los barcos allí reunidos conforman el Grupo de Combate Nº 2, bajo el mando del vicealmirante Otto Kummetz, BdK (Befehlshaber der Kreuzer, Comandante en Jefe de los cruceros), que iza su bandera a bordo de Lützow.



Parece que los navíos alemanes volverán a actuar. El 2 de julio los cruceros pesados, en compañía de cinco destructores, se unen al acorazado Tirpitz, al crucero pesado Admiral Hipper, a dos destructores y dos torpederos que forman el Grupo de Combate Nº 1; quedan todos ellos bajo el mando del almirante Otto Schniewind, comandante en jefe de la Flota, que iza su insignia en el Tirpitz. La intención es sacar esta potente fuerza de combate al encuentro de uno de los convoyes que suministran al Ejército Rojo: el PQ17,[2] destinado a Múrmansk; la operación recibe el nombre clave de Rösselsprung. La formación se hace a la mar el 5 de julio, con la baja del Lützow que había encallado.



El convoy aliado está escoltado, como protección directa, por seis destructores, cuatro corbetas, tres dragaminas, cuatro bous armados, dos submarinos, dos barcos antiaéreos y tres barcos de salvamento; la fuerza de cobertura se aseguraba con dos grupos, uno próximo y otro lejano, que en total sumaban dos acorazados, un portaaviones, seis cruceros pesados y diez y siete destructores.



Sin embargo la fuerza germana no llega a intervenir: El mando, sin razón aparente alguna, ordena a la poderosa formación regresar a sus bases; acaso en última instancia Hitler ordena cancelar la operación ante el temor a que el Tirpitz siga la misma suerte del Bismarck. Lo cierto es que a las 11:00 del 5 de julio la formación zarpa del fiordo Kaaf, donde había estado al acecho, con rumbo sur para retornar a sus bases. El Admiral Scheer, acompañado por dos destructores, dos torpederos y el petrolero Dithmarschen, entra en Narvik el 6 de julio.



Mientras tanto, las escoltas del convoy se han retirado (4 de julio a las 21:00) y la formación recibe la orden de dispersarse (4 de julio a las 21:36). Los mercantes son presa fácil para los submarinos y aviones alemanes, siendo finalmente hundidos veinticuatro de los treinta mercantes que lo componían. Se pierden más de 99.000 toneladas de material de guerra, entre ellas 210 aviones, 430 carros de combate y 3.050 camiones.



El 16 de agosto de 1942 nuevamente zarpa el crucero pesado, acompañado por tres destructores, rumbo al cabo Norte con objeto de dar una batida por los alrededores de la isla de los Osos y la Tierra de Francisco José. Llegadas las unidades a la primera de ellas, los escoltas son liberados de su misión y dos submarinos (U-601 y U-251) se ponen a disposición del Admiral Scheer para actuar como unidades de descubierta. El avión de reconocimiento está preparado para ser lanzado y el crucero navega hacia el este, entrando en un campo de hielo en que encuentra numerosos témpanos que ponen en peligro las hélices de la nave llegando a verse atrapado en el hielo en una ocasión liberándose gracias a sus potentes motores.




El 26 de agosto es detectado el rompehielos Alexander Sibirijakow, al que se ordena detenerse con un disparo efectuado por su proa. Al hacer caso omiso de la orden el barco es hundido, pero ha podido radiar la presencia del buque alemán en el Océano Ártico. Al saberse descubierto, el comandante alemán decide atacar las instalaciones de Port Dickson. El puerto y sus instalaciones son atacados con la artillería del crucero y la respuesta de las baterías costeras es ineficaz. Tras el ataque se reúne con el U-255 al norte de Nueva Zembla, donde recibe la orden del mando de regresar a puerto. Tres destructores le alcanzan en la isla de los Osos para escoltarle, llegando a Bogen Bay el 30 de agosto.



Una vez vuelto de la Operación Wunderland, el Admiral Scheer pasará los meses siguientes alternando diversos amarres en aguas noruegas hasta que el 6 de noviembre de 1942, acompañado por tres destructores, zarpa de Trondheim con rumbo a Swinemünde, donde llega el 10 de noviembre para entrar en los diques del astillero naval de Wilhelmshaven; va a ser una estancia larga ya que es necesaria tanto una revisión general de las máquinas como de la artillería. Tanto es así que no puede colaborar en la defensa antiaérea del astillero: Además de haber tenido que renunciar a la mitad de la tripulación, que ha sido reemplazada por recultas, incluso se le han desmontado las máquinas auxiliares para que sean revisadas en fábrica, por lo que no puede utilizar ni siquiera esta artillería. En estas circunstancias los nuevos marineros no pueden recibir más instrucción que la que se puede impartir en tierra.




A finales de febrero de 1943, la base naval de Wilhelmshaven recibe dos ataques aéreos en un sólo día, el 26. En el segundo de ellos, realizado por algo más de medio centenar de cuatrimotores anglo-americanos, son lanzadas más de 200 bombas de alta explosivo. A pesar de haberse dado la alarma con antelación, el viento juega una mala pasada a las defensas de la base y dispersa las cortinas de humo de protección. El crucero pesado, que se encuentra en el dique seco V, es un blanco apetecible y fácil; el dique es alcanzado por un proyectil, que no explosiona. Los diques IV y VI reciben en total 10 impactos. La incursión se salda con 20 muertos, uno de ellos a bordo del navío, y cincuenta heridos; el barco y, en general, las instalaciones de la base han sufrido daños leves. Sin embargo, y ante la más que probable reiteración de los ataques se dictan órdenes que permitan trasladar al Admiral Scheer cuanto antes a la base de Swinemünde.



Este traslado se produce en marzo siguiente, tan sólo dos semanas después del ataque citado. Se le agrega al crucero un complemento antiaéreo y, con las reparaciones medio finalizadas, llega a Swinemünde; el elogio del mando a los tripulantes tiene mayor valor aun ya que la mitad de los mismos carecen de experiencia en la mar. Concluir las reparaciones en este puerto del Báltico es difícil ya que carece de dique seco y las instalaciones son escasas.



El fracaso de la operación en el Mar de Barents provoca que Hitler tome dos decisiones. En primer lugar acepta, el 6 de enero de 1943, la dimisión que le presenta el Gran Almirante Erich Raeder; en segundo término determina el desmantelamiento de todos las grandes unidades de la Flota. Sin embargo Karl Dönitz, sustituto de Raeder al mando de la Kriegsmarine, logra evitar este extremo. Para ello se forma el Grupo de Entrenamiento de la Flota, al que se agrega el Admiral Scheer una vez concluidas las reparaciones; se suman a su tripulación 500 cadetes que recibirán formación a bordo de la nave. A este trabajo, siempre en aguas del Báltico, se dedica el crucero hasta 1944.




A lo largo de estos meses el barco hace breves incursiones por este mar con visitas a los puertos del mismo como Copenhague, donde entra unos días en ese verano de 1944, o Gotenhafen. El 9 de octubre de 1944 el Admiral Scheer abandona este último puerto por los repetidos ataques de la 8ª Fuera Aérea de la USAAF que han provocado el hundimiento del buque hospital Stuttgart.



A pesar de todos los inconvenientes la nave continúa con su trabajo de formación, intentándose al mismo tiempo que su operatividad bélica sea completa. La Wehrmacht mientras tanto sigue retirándose ante el Ejército Rojo siendo solicitada en diversas ocasiones la colaboración de la Kriegsmarine, utilizando los barcos como baterías de artillería. Tras haber incorporado dos nuevas piezas antiaéreas de 3,7 cm, el Admiral Scheer es empleado en una misión de este tipo en compañía de dos destructores y 6 torpederos frente a la península de Sworbe (Estonia) entre los días 22 y 24 de noviembre de 1944 siendo atacado en repetidas ocasiones por la aviación soviética con bombarderos y torpederos; es alcanzado por dos torpedos y una bomba, que hace impacto en el compartimiento XVI, aunque sin explosionar ni perforar ninguna cubierta.



Finalizada la retirada de la península de Sworbe, el crucero se retira a Gotenhafen manteniéndose plenamente operativo a pesar de la escasez de combustible.



Comienza el año 1945 con el Admiral Scheer en el puerto de Pillau, donde permanecerá prácticamente todo el mes de enero. En los primeros días de febrero es reclamado para actuar como batería flotante en apoyo de las columnas que se retiran a través de la costa de Samland, adonde acude acompañado por los torpederos T-23, T-35 y T-36. Una misión similar se lleva a cabo los días 9 y 10 de febrero, en compañía del destructor Z-34 y los torpederos T 23, T 28 y T 36, frente a Frauenburg.




Al amanecer del día 19 de febrero de 1945 el Admiral Scheer abre fuego con toda su artillería principal y la batería secundaria del lado del puerto para abrir el pasillo terrestre que une Pillau y Königsberg con el fin de permitir la evacuación por tierra de los refugiados que habían quedado aislados en Prusia Oriental; el día 20 continúa el crucero con esta operación artillera, mientras se presta asistencia a los refugiados que llegan a Pillau.



Finalmente, el día 8 de marzo el crucero debe retirarse a Kiel ya que necesita reparaciones urgentes en la artillería si se quiere que pueda seguir siendo usado como batería flotante y sólo en este puerto hay talleres capaces de llevar a cabo las reparaciones; al zarpar es reclamado del puerto de Gotenhafen, donde recogerá 800 refugiados y 200 heridos. El 9 de marzo, por fuera de Bornholm el comandante del crucero es advertido de la presencia de una campo de minas sin desactivar tomando la decisión de dirigirse a Swinemunde para desembarcar los refugiados y heridos. Mientras tanto, es reclamado para que acuda en apoyo del Ejército bombardeando las posiciones soviéticas entre Kolberg y Dievenow. En esta intervención el crucero prácticamente liquida la dotación de granadas de 28 cm, de las que no hay reservas en Swinemunde.



El 16 de marzo zarpa hacia Kiel para llevar a cabo las reparaciones que precisa su artillería llevando a bordo un grupo de 400 refugiados y heridos. Entra en los astilleros Deutsche Werke el día 18 de marzo, quedando amarrado junto a los cruceros Admiral Hipper y Emden. La batería principal está inservible al necesitar reemplazar la caña de las piezas y se decide desembarcar la artillería antiaérea y su munición. El 8 de abril se ha completado la sustitución en las piezas de la torre B, pero los incesantes ataques aéreos hacen que se proponga sacar al crucero, acompañado de una grúa flotante, a la bahía de Heikendorf para llevar a cabo la misma operación en la torre A. Se zarpa con el personal estrictamente imprescindible siendo desembarcados todos los cadetes que seguían a bordo.



Al atardecer del 9 de abril, tras un ataque aéreo, se desembarca a la casi totalidad del personal que seguía en el buque quedando en él únicamente 90 personas del trozo de control de daños. La llegada de esa noche coincide con un nuevo ataque aéreo; es alcanzado por una bomba que provoca un incendio y todos los sistemas fallan. El barco escora 16º a estribor, aunque se logra compensar la misma y mantener abiertas las ventilaciones.



Sin embargo, se acerca el final. La escora llega rápidamente a los 28º y poco después de las 22:45, el Oficina de Máquinas Teniente Strempel ordena detener la planta eléctrica y el abandono del buque. Esta orden no llega a todos los compartimentos por la falta de suministro eléctrico, pero la gravedad de la situación la hace evidente para todos. Aun se producen en el Admiral Scheer algunas bajas más por efecto de los incendios y la caída de escombros y chatarra.



Tras descargar toda la munición y combustible que queda a bordo, el crucero pesado es separado del muelle llevando en su doble fondo 600 m³ de agua salada. En un lapso de entre 12 y 17 minutos el barco se da la vuelta en un fondo de 15 m; se lleva consigo 15 tripulantes: ocho de control de daños y otros siete del resto de la tripulación, incluyendo tres cadetes ingenieros.



Una vez finalizada la contienda, y bajo supervisión de las autoridades británicas, comenzó a desguazarse el pecio extrayéndose todos los metales valiosos y las piezas de artillería. El casco vacío de la nave se dejó donde se había hundido y más adelante, al ampliarse el puerto de Kiel, sus restos quedaron incorporados en uno de los nuevos muelles construidos y convertidos en parte de la base de un gran aparcamiento.



En grada: 25 de junio de 1931


Botado: 1 de abril de 1933

En servicio: 12 de noviembre de 1934

Hundido: 9 de abril de 1945

Características generales

Desplazamiento: 13.660 t estándar; 15.180 t carga máxima

Eslora (máx.): 186 m (610 ft)

Manga: 21,34 m (70 ft)

Calado (máx.): 7,25 m (24 ft)

Armamento: 6 cañones de 11" (28 cm) SK L/52 C28 en dos torretas triples

8 cañones de 5,9" (15 cm) SK L/52 C28

6 cañones AA de 105 mm Flak L/65 C33

8 cañones AA de 37 mm Flak L/83 C30

8 cañones AA de 2 cm Flak L/65 C30

8 tubos lanzatorpedos 21" (533 mm) en 2 montajes cuádruples

Cadencia de fuego: Cañones de 28 cm: 2,5 disp./min aprox.

Cañones de 15 cm: 6 a 8 disp./min aprox.

Alcance de tiro: Cañones de 28 cm a 40º (cargas perforantes): 36.475 m

Blindaje: Torres principales: 170 mm

Barbetas: 125 mm

Puente de mando: 150 mm

Cintura: 80 mm

Cubierta: 45 mm

Aviones: Dos hidroaviones Arado Ar 196

Una catapulta

Propulsión: Ocho motores diésel MAN de dos tiempos y 9 cilindros con 52.050 HP en dos ejes; dos hélices

Velocidad: 28,3 nudos (52,4 km/h)

Autonomía: 9.100 mn a 20 nudos

Tripulación: En paz: 33 oficiales y

586 suboficiales y marineros

En guerra: 43 oficiales y

hasta 1099 suboficiales y marineros